FacebookTwitterGoogle+Youtube

Samsung Galaxy Note 8, el retorno del rey, ¿o no?

Poca batería y pocas diferencias con el Galaxy 8+.

 

No tardó demasiado Samsung en presentar el Galaxy Note 8, tras el desastre del Note 7. Poco tiempo, además, desde la presentación de los flamantes Galaxy 8 y Galaxy 8+, terminales de la gama más alta de la empresa coreana que alardean de ofrecer smartphones "todo pantalla".

Como decimos poco tiempo después de los nuevos buques insignias que debían "limpiar" la imagen de Samsung, la empresa presentó el Note 8, el nivel superior tradicional de su gama. No obstante cabe meditar si este terminal merece la pena para la mayoría de los mortales o si es preferible "dejarlo pasar".

El Note 8 realmente ofrece una superpantalla de 6.3 pulgadas en un formato de 18.5:9, seguramente la mejor pantalla que podemos encontrar en estos momentos, una delicia para los ojos y una experiencia superior en el consumo de material multimedia. Una gran pantalla que sin embargo, gracias a los marcos prácticamente inexistentes, cabe en una mano y no parece que sea tan grande, un auténtico alarde de diseño.

El Note 8 muestra, como novedad, la esperada doble cámara, esperada más que nada por la moda actual de tenerlas, mas que por su utilidad. En este caso el Note 8 nos ofrece una cámara dual con Dual OIS con un zoom óptimo x2, de 12 MP y focal 1.7., Es decir, que nos ofrece una cámara dual con objetivo gran angular. De esta manera podemos tomar una foto con zoom y el smartphone tomará también otra sin este zoom, de manera que tendremos dos fotos para elegir. Las dos cámaras tienen estabilizador óptico, para minimizar las imágenes movidas.

En cuanto al rendimiento el Note 8 puede con todo. Tiene un procesador de 10 nm con 6GB de RAM y carga inalámbrica. Es resistente al agua y al polvo con certificación IP68 hasta 1,5 metros bajo el agua durante 30 minutos, tiene posibilidad de dual SIM y memoria ampliable con tarjeta microSD hasta 256 GB.

Como ocurriera con los S8, el punto polémico se encuentra en el sensor de huellas para el desbloqueo, por su situación, aunque en este caso está separado de la cámara por el flash y el sensor de ritmo cardíaco. El Note 8 permite desbloqueo por Escáner de iris, Escáner de huella dactilar, Reconocimiento facial, Patrón, Contraseña y PIN.

Como sus predecesores incluye conector jack de audio de 3,5 y auriculares AKG y todas las conexiones imaginables.

Seguramente uno de los elementos más diferenciales del Note 8 es el S-Pen, que en este caso aporta algunas funciones novedosas, como poder tomar notas sin desbloquear la pantalla, traducir párrafos de páginas web acercando el S-Pen al párrafo o crear gifs animados para enviar por Whatsapp, etc. Por contra, y tal vez por lo anterior, la batería es inferior a la del S8+, con lo que su autonomía se ve comprometida para un uso similar, algo para valorar.

Finalmente, y como en los S8, el complemento Dex permite simular el Note 8 como un ordenador al poner el smartphone en este complemento.

La decisión de si comprar el Note 8 o uno de los S8 dependerá, básicamente, si vamos a darle utilidad al S-Pen o no, ya que las diferencias respecto el S8 o S8+ no son significativas, además de tener menos batería, por lo que si el S-Pen no es vital, y la doble cámara tampoco, seguramente no valdrá la pena el alto precio de este Note 8.